Posts tagged ‘espera’

enero 10, 2011

La torcaza y la señal del león.

por Ciclista Viajero


En la casa solo estaban la abuela y sus dos nietos. Cosas de la modernidad. Los dos padres trabajan tiempo completo para sostener la economía familiar y la abuela, en su condición de jubilada devenida en niñera, hacía lo que podía.

Y para una abuela ya mayor es dificil ocupar, atender, entretener tantas horas a dos niños dentro de una casa. Su destino era distinto al que había imaginado.

Ella recordaba que en latín, jubilare era júbilo, alegria y lanzar gritos de júbilo por la satisfacción de no trabajar. Pero acto seguido sus gritos solo eran para contener el caos que suscita una familia moderna. Y ante la imposibiliad de salir a pasear por su cadera maltrecha, la opción en momentos de desborde era encender la televisión.

A veces los sentaba frente al chupete electrónico o caja boba, como decía mi propia bisabuela, para los juegos y trataba de evitar al menos programas ofensivos.

La vida era controlada, contenida por la televisión. Y la realidad del mundo también les llegaba por allí. El clásico era el canal de los animales y su protagonista mayor, el León. Los gritos del mismo eran mejor recibidos que los de la abuela.

Siempre fantásticos, poderosos, imponentes, exóticos se mostraban con imágenes venidas desde lugares remotos del planeta.

Mientras, ante la seguridad de no ser molestada, una paloma torcaza se posa sobre la antena de la casa, ajena a la señal virtual que trae la ferocidad de esos seres foráneos que solo existen por Tv en estos pagos.

BiciNauta.

Si lo desea, puede dejar su comentario. Es bienvenido.

diciembre 15, 2010

Crónica de un gesguace

por Ciclista Viajero

Sábado de tarde: la noche se apronta y con ella el circular de peatones haciendo barullo de festividades nocturnas. Alguien ata e inmoviliza una bicicleta a un árbol de la calle peatonal, contiguo al kiosko de revistas. La linga y el candado golpeando el cubrecadenas acompañan un breve instante al ruido general.

 

Domingo de mañana: el kioskero ofrece a viva voz el diario con el suplemento futbolero a los transeúntes. La bici sigue allí, esperando dócil, en contraste mañanero con los apurados por comprar avisos clasificados.

 

Domingo de tarde: los negocios están ahora cerrados y la calma reina en el lugar. No hay quien transite por allí. La bici sigue esperando, ya en síntonía con la quietud. Tampoco podría romperla aunque quisiera. No tiene su rueda delantera.

 

Lunes de mañana: El ruido vuelve. El kiosquero, los clientes, los locales, se suman en una sinfonía caótica. La bicicleta aún sigue allí. La vorágine del inicio de semana arrastró su rueda trasera.

 

Martes de mañana: Una bicicleta ya sin asiento y amputada amanece en la ciudad.

 

Innecesariamente atada, no puede moverse.

 

 

BiciNauta.

 

Si lo desea, puede dejar su comentario. Es bienvenido.

noviembre 30, 2010

Doblando…

por Ciclista Viajero

Circulo rápido, el reloj parece jugarme en contra, obstinado en mostrarme mi retraso. Ella me espera y no quiero hacerla esperar más de lo debido.

Trato de evadir autos, pelotas que cruzan la calle con un niño detrás, y voy contando cuadras como si eso me hiciera ir mas veloz.

Contar cuadras, mirar reloj, esquivar autos… y así casi me olvido de doblar. Y doblé…

Doblé la esquina sintiendo el cuerpo pegarse al sillín. Baje mi torso. El aire se sintió como ráfaga. Mi cuerpo se acercó al piso. Estaba al punto máximo de inclinación. Y por un instante deje de correr contra el tiempo, solo me dejé llevar por la inercia.

¿Cuántas veces vemos el mundo así de inclinado? Es tan fugáz que no dura mucho. Solo una imagen de esa que queda en la retina podría perpetuarlo. Pareciera que todo se cae a un lado mientras uno va para el otro.

Y en ese otro lado es donde alguien espera aún. Y vuelvo a contar cuadras…